miércoles, 14 de febrero de 2018

Pfizer, Roche y Novartis dominarán mercado en 2018

.

Uno de los informes más esperados sobre la industria farmacéutica es el que realiza cada año la consultora Evaluate con las previsiones de sus analistas para el ejercicio entrante. Se trata del barómetro para medir la presión a la que estarán sometidas las farmacéuticas y conocer también qué laboratorios crecerán más este ejercicio o cuáles serán los lanzamientos con mayor impacto de ventas en el mercado. 

El ranking de ingresos por compañías lo encabezará Pfizer en 2018, con un total de 47.600 millones de dólares, seguida de las dos grandes farmacéuticas suizas -Novartis y Roche, con unos ingresos superiores a los 42.000 millones-. Por su parte, los mayores incrementos de ventas los protagonizarán Johnson&Johnson, Abbvie y Celgene, según estas mismas previsiones de Evaluate.




Entre las diez compañías que más facturan, solo Gilead sufrirá un retroceso como resultado de los menores ingresos generados por los nuevos antivirales contra la hepatitis C que se han convertido en las terapias más efectivas que se han lanzado en los últimos años al curar esta enfermedad. 



Las nuevas inmunoterapias en cáncer permitirán a la industria farmacéutica seguir aspirando a mantener el ritmo de crecimiento de los últimos años, gracias no solo a los nuevos anticuerpos monoclonales en cáncer, sino también a la aprobación de nuevas técnicas de edición genética o terapias adoptivas de células T, así como a su poder de negociar condiciones económicas ventajosas en precios en un área tan sensible para los pacientes. Este objetivo de crecimiento, que la consultora no concreta, no será sencillo si se tiene en cuenta que solo dos fármacos lanzados en Estados Unidos en 2014 -Keytruda y Opdivo- generaron unas ventas acumuladas de 8.000 millones de dólares, mientras que la facturación de los cinco anticuerpos anti PD-1 y PD-L1 presentes en el mercado superarán los 10.000 millones de dólares en 2017, según las previsiones del sector. 

Especial seguimiento, subraya la consultora, tendrán los nuevos ensayos de terapias combinadas en curso o la aprobación de nuevas indicaciones. El combo más adelantado lo impulsa Incyte y los datos de su fase III podrían conocerse en la primera mitad de 2018. Se trata de una combinación de su molécula epacadostat con Keytruda, el tratamiento de primera línea del melanoma de MSD. De su éxito o fracaso, apuntan los analistas, dependerán muchos otros combos con esta molécula que llegó a disparar el valor en bolsa de Incyte hasta los 30.000 millones de dólares en marzo de 2017. 

Otros ensayos combinados destacados son los desarrollados por BristolMyers Squibb y Nektar, en combinación con fármacos superventas ya comercializados como Keytruda, Opdivo (BMS) o Tecentriq (Roche).

Las expectativas de ventas de estas inmunoterapias son millonarias y en 2022 se podrían disparar por encima de los 9.000 millones en el caso de Keytruda y Opdivo, y alcanzar los 3.800 millones en el tratamiento de Roche y los 2.700 millones en Imfinzi (durvalumab), la terapia de AstraZeneca contra el cáncer avanzado de vejiga. Solo gracias a Keytruda, MSD prevé añadir a sus ventas 2.280 millones de dólares generados solo en el presente ejercicio. 

Nuevos lanzamientos 

Las farmacéuticas también están investigando con éxito en otras áreas terapéuticas. Entre las grandes compañías, el tratamiento contra la hemofilia de Roche (emicizumab) tiene mucho recorrido, como también lo pueden tener las nuevas terapias anti CGRP contra la migraña si demuestran su valor. Las expectativas fallidas de la nueva clase de medicamentos contra el colesterol, cuya introducción está siendo muy lenta por las resistencias de los financiadores a hacerse cargo de sus costes, son un aviso tanto para la industria como para los propios analistas, destaca el informe de Evaluate



Otro de los lanzamientos más esperados este año es el nuevo antirretroviral de Gilead contra el VIH (Bictegravir), que se encuentra en fase III y que, en combinación con emtricitabine/tenofovir alafenamide, ha demostrado una gran eficacia. Se trata del tratamiento que tiene mayor potencial de ventas en 2018, con unos ingresos previstos de 5.000 millones de dólares en 2022. 

Los altos precios de terapias CAR-T, como Yescarta y Kymriah, están siendo también analizados con lupa y decidirán si son rentables desembolsos como el realizado por Gilead al adquirir Kite Pharma, especializada en terapia celular, por 12.000 millones de dólares o la compra de Cell Design Lab, el pasado mes de diciembre. 

Lo que resulta incuestionable a estas alturas es que la industria está viviendo una auténtica revolución en su investigación, que está permitiendo a las compañías lanzar terapias en enfermedades que no tenían cura ni tratamiento hasta el momento, por lo que el acceso a estos medicamentos se ha convertido en la máxima prioridad para los reguladores, gestores, compañías y, por supuesto, pacientes. 

En este sentido, una de las mayores incertidumbres que tendrá el sector en Europa en los próximos años es si el cambio a Ámsterdam de la sede de la Agencia Europea del Medicamento provocará retrasos en la aprobación del lanzamiento de nuevas moléculas al mercado. Los analistas recuerdan que la EMA autorizó 35 nuevas moléculas en 2017, frente a los 46 tratamientos que la FDA había dado luz verde. La presión de ventas acumuladas de estas terapias superaría los 32.000 millones de dólares en los próximos cinco años solo en Estados Unidos, según el informe de Evaluate. El elevado registro de fármacos contrasta con el análisis de rentabilidad de la inversión en I+D que efectúa Deloitte y que reduce al 3,2 por ciento en el caso de las 12 mayores farmacéuticas, según su último análisis de diciembre. 

Muchas de las nuevas terapias aprobadas en 2017 se hicieron a través de procedimientos acelerados por su relevancia terapéutica y fueron en enfermedades raras y en subtipos de cáncer que están dirigidas a pequeños grupos de población con precios, en consecuencia, muy elevados.(Ver)
Publicar un comentario