martes, 5 de diciembre de 2017

Decálogo #MediMAD

.

El Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha elaborado un decálogo de recomendaciones para el buen uso de nuevas tecnologías en el ámbito médico, extraído del contenido de la I Jornada sobre Medicina y Redes Sociales (MediMAD) celebrado el pasado fin de semana, organizado por la Vocalía de Médicos en Formación del Colegio de Médicos de Madrid, junto con un grupo de estudiantes de Medicina

Decálogo #MediMAD

  • Google es un potente aliado en la relación médico-paciente. Los profesionales debemos generar contenidos de calidad y fiables para que los pacientes tengan acceso a información de calidad.

  • • Las redes sociales no sólo nos unen más de lo que nos separan sino que además nos permiten conocernos a nosotros mismos como personas. Si somos capaces de arriesgar y conectar con los demás no hay límites a lo que podemos descubrir y construir juntos.

  • • Cuando escribimos en redes sociales nos exponemos y llegamos a sitios que no imaginaríamos. Tenemos que tener cuidado pero esto es lo que hace también que sea útil. Si llegamos a más personas ayudamos más. No somos frikis, somos altruistas.

  • • Las redes sociales es un mundo que está lleno de personas que intentan provocar conflictos pero también de aquellas que ayudan y tienden puentes. En redes sociales es necesario el respeto, la armonía y la educación. Debemos dirimir los problemas en privado. No tenemos que olvidar que somos médicos.

  • Twitter es público. Piensa lo que vas a decir antes de enviar. Ten en cuenta que puede tener consecuencias.

  • • La Medicina 2.0 nos permite aprender y enseñar de forma más cómoda y accesible. No obstante, al mismo tiempo presenta problemas como la legitimidad y veracidad del contenido que consumimos y creamos. Nuestro objetivo: discernir entre los recursos de calidad y emplearnos para nuestra formación.

  • • Interconsulta por WhatsApp sí pero con precaución. Hay que hacerlo cuando sea necesario, por una APP y dispositivo seguros y siempre respetando el secreto médico compartido. Garantizando la seguridad y protección de la privacidad de los pacientes es posible compartir imágenes con profesionales de todo el mundo.

  • • El conocimiento médico se multiplica continuamente y es inabarcable. El big data y la inteligencia artificial van a revolucionar la forma en la que entendemos la práctica de la Medicina y debemos involucrarnos en esa revolución.

  • • Las injurias, las calumnias y el derecho de los pacientes son los límites que el médico debe tener en cuenta a la hora de expresarse en redes sociales. La libertad de expresión puede tener consecuencias profesionales, jurídicas y de imagen. Ante la duda cualquier profesional debe recurrir al Código Deontológico.

  • • Las redes sociales dejan una huella imborrable en internet. Necesitamos un espíritu muy crítico para valorar el contenido de internet. Los pacientes acuden a nuestras consultas buscando una segunda opinión porque la primera se la proporciona Google.
Publicar un comentario