martes, 7 de abril de 2009

Ricardo Palma: Tradiciones limeñas...de jazmineros, pajueleros (con perdón...), pucheros y anticucheros


"Todas las tardes de verano cruzaban por las calles de Lima varios muchachos, y al pregón de "el jazminero" Salían las jóvenes a la ventana de reja, y compraban un par de hojas de plátano, sobre las que había una porción de jazmines, diamelas, aromas, suches, azahares, flores de chirimoya y otras no menos perfumadas. La limeña de entonces buscaba sus adornos en la naturaleza, y no en el arte.
La antigua limeña no usaba elixires odontológicos ni polvos para los dientes; y, sin embargo, era notable la regularidad y limpieza de éstos. Ignorábase aún que en la caverna de una muela se puede esconder una California de oro, y que con el marfil se fabricarían mandíbulas que nada tendrían que envidiar a las que Dios nos regalara. ¿Saben ustedes a quién debía la limeña la blancura de sus dientes? Al raicero. Como el jazminero era éste otro industrioso ambulante que vendía ciertas raíces blancas y jugosas, que las jóvenes se entretenían en morder
restregándoselas sobre los dientes.
Parece broma; pero la industria decae. Ya no hay jazmineros ni raiceros, y es una lástima; que a haberlos, les caería encima una contribución municipal que los partiera por el eje, en estos tiempos en que hasta perros pagan su cuota por ejercer el derecho de ladrar. Y, con venia de ustedes, también se ha eclipsado el pajuelero o vendedor de mechas azufradas, el puchero o vendedor de puntas de cigarros, el anticuchero y otros industriosos."

Ricardo Palma (Lima, 7 de febrero 1833 - Miraflores, 6 de octubre 1919). Tradicionista, escritor y periodista peruano.
Publicar un comentario