viernes, 8 de junio de 2012

Ratón de biblioteca: La piel en la pintura / Olga Marqués Serrano









Biblioteca Edificio Histórico Universidad de Oviedo

Esta semana que se "inició" en Oviedo (Asturias) la "Reconquista de la piel" con el 40º Congreso Nacional de la Dermatología y Venereología bueno es hacer también nuestro aporte.

Olga Marqués ya estuvo en PHARMACOSERÍAS con sus "heridas". Entonces referimos una ausencia, Klimt que este año Viena (y el mundo) celebran. Ella respondió amable:


"Solo un comentario, es verdad, Klimt tenia que haber estado en el libro, pero no por las manchas de Adan pues no son heridas, sino con sus maravillosas Judith I y Judith II, en la parte de degollamientos. Hace dos años, Novartis me editó otro libro "La piel en la pintura", que es una selección de pinturas que reflejan enfermedades dermatologicas (aunque no todas), y en el capitulo de tumores, metí a Judith II o Salomé, por el nevus que tiene en el pomulo derecho".


Es el libro que hoy traemos. Ella nos lo resume:

El libro La piel en la pintura contiene una selección de 120 cuadros que reflejan enfermedades dermatológicas. Está dividido en 20 capítulos, con temas como: Sífilis, Lepra, Pediculosis, Rosacea, Dermatitis seborreica, Enfermedades del pelo, Tumores etc.

Cada capítulo se divide en dos partes: una primera parte que expone de forma resumida la enfermedad dermatológica y una segunda parte que describe las pinturas donde aparece la lesión de la piel. Por el enfoque tan peculiar del libro, el orden cronológico siempre lo marca el tema dermatológico, no el estilo de la obra ni el autor pudiendo aparecer en un mismo tema varios autores y distintos estilos que reflejan la misma enfermedad.

Algunas de estas pinturas pertenecen a artistas tan conocidos como: Rembrandt en El rey leproso Ozias, Murillo con Abuela espulgando al nieto, Leonardo y La Gioconda con su Xantelasma, Velázquez en Cristo en casa de Marta, donde Marta presenta una dermatitis del ama de casa, Goya y sus cartones para tapices de niños con alopecia areata ó Van Dyck y el retrato de su mujer Maria Ruthven con una acusada alopecia androgenética. Otros pintores , a pesar de no ser tan conocidos, también han reflejado las patología dermatologías con absoluta fidelidad como es el caso de Alessandro Milessi y su hermoso cuadro La escudilla de papa, que aparece en la dermatitis atópica o Giovani de San Giovani que se ha autorretratado con un nevus piloso en su mejilla. Por todo esto, me produciría una gran satisfacion despertar en el lector la curiosidad e inquietud de contemplar estas obras en su formato original y poder opinar sobre ellas.


Ver también:

Ratón de biblioteca: LAS HERIDAS en la pintura / Olga Marqués Serrano

Publicar un comentario